APAIA, 2018
7 tipos de plástico, materia orgánica, agua, sistema de lectura infrarroja, bocina.
Escultura sonora. 140x90x90 cm

El conjunto de materiales utilizados en esta pieza se conforma por diferentes tipos de polímeros, entre ellos poliéster y poliestireno; principales contaminantes del fondo del océano, así como diferentes tipos de polímeros más propensos a desintegrarse y a absorber toxinas, los cuales son ingeridos por aves, fauna marina y finalmente humanos. Una estructura central compuesta de materia orgánica, plumas de ave, madera, bambú, palmera, hilo de caña de pescar y elementos que impiden el movimiento y el crecimiento natural de la vida marina. 

Cada sensor es colocado considerando la refracción de la luz al pasar por los medios aire-vidrio-agua, logrando hacer la lectura de movimiento en la profundidad del agua de los 7 tipos de plástico comúnmente clasificados. Los datos recogidos son procesados y se les otorga una frecuencia distinta a cada una de las diferentes lecturas por cada frasco, de esta manera se producen diez frecuencias de sonido activadas por el movimiento de los polímeros al interior de los frascos. Aún siendo una misma programación que se repite, el sonido difícilmente vuelve a ser el mismo debido a los movimientos variables de los polímeros que se sumergen, flotan y se hunden dentro de cada frasco.

APAIA es una escultura en continua transformación, ésta añade materiales reciclados del lugar en que se presenta, adquiriendo matices de diferentes productos orgánicos e inorgánicos y evidenciando los elementos más utilizados de cada región. 

Patrimonio cultural de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Atrás